Tipos de rodapié

El Blog de Plan Reforma. Planifica y haz realidad tu obra

Por Plan Reforma |

A la hora de cambiar el suelo de una casa, más allá del tipo de suelo que elijas (madera, laminado, tarima flotante…) hay que pensar en el rodapié que instalar. Sabemos que esta es una de las últimas cosas en las que piensas pues al comienzo le dedicarás todo tu tiempo a decidir el tipo de suelo. Una vez seleccionado, elegirás el zócalo que mejor se adapte al suelo definitivo. Aunque creas que no, existen muchos tipos, así que vamos a ver entre qué opciones tendrás que debatirte.

La funcionalidad del rodapié es más importante de lo que creemos. Sin darnos cuenta, es frecuente que golpeemos la parte inferior de las paredes con la aspiradora, la fregona, los zapatos… Sin este zócalo probablemente la parte inferior de todas las paredes estarían destrozadas.

CUÁNTO CUESTA CAMBIAR EL SUELO

Rodapié alto

Tipos de materiales en el zócalo

Nos podemos encontrar con muchas opciones.

Madera: es el más tradicional y el que se instala con mayor frecuencia en las viviendas. Habitualmente se elige cuando el suelo es de madera para seguir con la misma sintonía estética.

Rodapié de madera

Baldosa: otro habitual de las viviendas. En este caso se usa el mismo material que en el suelo para que suponga una prolongación de éste. Las baldosas son, junto a los suelos de madera o de imitación a la madera los más habituales en las casas.

Rodapié de cerámica

DM: el DM es un material de madera reconstituida, más fuerte y denso que el aglomerado. Tras diferentes trabajos sobre este material, se obtienen muchas posibilidades: laminado sobre DM (imitando a la madera), crudo (para pintarlo del color que quieras y se ajuste a tu decoración), rechapado (lámina que se pega sobre el DM).

Tipos de rodapiés según su instalación

Aunque normalmente estamos acostumbrados a ver rodapiés que sobresalen de la pared, existen otras alternativas igual de válidas aunque quizá no tan sencillas de instalar si no se trata de una obra nueva o una reforma integral.

El superpuesto: como decíamos este es el más común. Es el más sencillo de instalar si se trata de un simple cambio de suelo. Sobresaldrá unos centímetros de la pared así que procura que no sea demasiado ancho para evitar que quede mucho espacio entre los muebles y la pared. Recuerda que si quieres que esta distancia no exista pero tienes un rodapié superpuesto, deberás hacer pequeños arreglos en la parte inferior de determinados muebles para ajustarlos al zócalo.

Rodapié superpuesto

También hay que tener en cuenta la altura de este rodapié. Existen algunas técnicas que te pueden servir a la hora de determinar cuál es la altura debida. Solo tienes que dividir entre 20 la altura total de tu estancia. Por ejemplo, si tiene 290 centímetros, la medida del rodapié debería ser 14.5 centímetros. Es solo una guía orientativa que te ayudará.

Respecto a la forma, existen los rodapiés escalonados, aunque probablemente a lo que estarás más acostumbrado será a los uniformes, mucho más higiénicos, pues no se acumulará tanto el polvo en ellos (hay que ser prácticos, ¿no?).

El integrado: en este caso, el rodapié integrado se podrá hacer siempre y cuando se trate de una reforma que implique cambios también en las paredes. Se trata de un zócalo que pasa muy desapercibido sobre todo si es del mismo color que la pared. No sobresale, como el anterior, sino que es una prolongación más de la pared salvo que la parte inferior será de otro material, resistente a los golpes que se puedan dar día a día.

Rodapié integrado

El rehundido: normalmente no suelen ser muy habituales, pero es una opción más que hay que tener en cuenta si quieres ser original con los zócalos de tu casa. Aquí hay que indicar que este tipo de rodapié solo es posible instalarlo cuando se trata de una reforma integral pues implica más trabajo sobre la pared. En este caso se pondrían dos placas de pladur, dejando que la del final llegue hasta el suelo mientras que la exterior no. En esos centímetros de diferencia que quedan se puede instalar diferentes materiales: microcemento, aluminio, cristal… e incluso, puedes poner iluminación led para hacer más original tus estancias.

Rodapié rehundido

Sabiendo estas tipologías de zócalos, ¿cuál es tu favorito? Es cierto que las circunstancias de cada casa son diferentes y no siempre se podrá poner el que más te guste, sino que tendrás que adaptarte a las condiciones existentes. ¿Vas a cambiar el suelo? Puedes pedir presupuesto a profesionales de tu zona y ellos te asesorarán en todo lo que esté en su mano.

PEDIR PRESUPUESTO A PROFESIONALES DE MI ZONA

Plan Reforma
Autor: Plan Reforma

Plan Reforma es la plataforma que, desde 2012, ayuda a planificar una obra facilitando la relación entre particulares, profesionales, distribuidores de materiales y fabricantes a través de sus servicios: MARKETPLACE - para poner en contacto particulares y profesionales; STIMAT - para hacer presupuestos de obras de forma rápida, transparente y fácil; STIMATpay - para gestionar de forma segura y automática los pagos de una obra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *