Todas las claves para subcontratar como es debido

El Blog de Plan Reforma. Planifica y haz realidad tu obra

Por Plan Reforma |

  • En ocasiones se hace imprescindible subcontratar debido a las necesidades del proyecto, pero hay que saber hacerlo bien para que la obra no se convierta en un caos
  • Evitar cambiar las condiciones sobre la marcha y establecer el mismo tipo de remuneración que tenemos nosotros son dos buenas prácticas a la hora de subcontratar

Son muchas las razones que pueden llevarte a subcontratar a otra empresa dentro de una obra. Entre las más comunes se incluyen la necesidad de especialización dentro de la obra o la incapacidad de la empresa de hacer frente a la cantidad de trabajo en un momento dado. Se trata de una posibilidad que se da frecuentemente en el sector y que no todas las empresas son capaces de gestionar adecuadamente, por lo que no es extraño que muchas veces se generen fricciones que acaban afectando al personal y a la propia obra. Veamos cómo se puede evitar esto.

Subcontrata sólo cuando lo necesites

Lo mejor que puedes hacer es evitar el uso de subcontratas a menos que sea estrictamente necesario. Subcontrata sólo si:

  • Obtienes mejores beneficios que haciéndolo con tu propia mano de obra.
  • Necesitas costosa maquinaria o herramientas especializadas de las que no dispones.
  • Necesitas un estándar o certificación del que tu empresa carece.
  • No tienes personal suficiente para hacer frente a tu carga de trabajo en un momento dado.

Pase lo que pase nunca deberías subcontratar de ninguna forma que implique ceder el control total o parcial de la obra. Hacerlo supondría estar en manos de terceros y eso significa que no puedes tomar las decisiones sobre tu propia obra libremente.


Nunca deberías subcontratar de manera que cedas el control total o parcial de la obra, ya que hacerlo supondría que no puedes tomar las decisiones libremente en tu propia obra


Consejos a la hora de subcontratar otra empresa

Para empezar, cabe señalar que una de las principales fuentes de problemas con las subcontratas viene de la falta de definición tanto de retribuciones como de las funciones que ésta va a desempeñar dentro de la obra. Definir perfectamente el cometido de la empresa subcontratada, así como la retribución que va a percibir es una responsabilidad que tienes que desempeñar correctamente para evitar que la empresa subcontratada se sienta engañada y otros problemas futuros.

Uno de los problemas más habituales es establecer un pago por horas para tu subcontrata, mientras que tu cobrarás por m². En este caso, si la obra se retrasa por algún motivo, acabarás perdiendo dinero. Por eso siempre debes establecer en el contrato de subcontrata la misma forma de pago que tienes en tu contrato con el cliente. De igual manera, si en tu contrato existe una penalización por retraso de la obra también deberías incluirlo en el contrato de tu subcontrata. De lo contrario corres el riesgo de que tu subcontrata te retrase la obra y tengas que pagar la penalización por culpa suya.


Una de las cosas que nunca debes hacer es cambiar las condiciones de la subcontratación sobre la marcha. Hacerlo te garantizará la inestabilidad de tu relación con la otra empresa


También es esencial asegurarse de que la empresa subcontrata tiene la capacidad necesaria para llevar a cabo las funciones que le quieres encomendar. Si la empresa se ve desbordada por el volumen de trabajo podrían empezar los problemas y, como consecuencia, tu obra podría retrasarse. Por eso siempre es mejor subcontratar a empresas que conozcas y, si es posible, con las que ya hayas trabajado en alguna otra ocasión. Así podrás saber qué puedes esperar y qué no de ella.

Pero, sobre todo, una de las cosas que nunca debes hacer, porque siempre va a ser una fuente de problemas, es cambiar las condiciones de la subcontratación sobre la marcha. Hacerlo te garantizará la inestabilidad de tu relación con la otra empresa y, por tanto, la aparición de malentendidos tarde o temprano, entre otras cosas debido al importe percibido. Debido a todo esto, debes asegurarte siempre de realizar un contrato de subcontratación, sin importar lo pequeña que sea la obra a realizar.

Gestionar una subcontrata no es gestionar tu propia plantilla

Cuando trabajes con otras empresas debes tener presente que ellos no son miembros de tu empresa, lo cual te pone en una situación en la que no conoces tan bien al personal y se hace más difícil gestionar la obra que si únicamente tuvieses que preocuparte de tus propios empleados.

En cualquier caso, nunca debes hacer nada que perjudique a la subcontrata, porque a la larga te estás perjudicando a ti mismo, también. Eso no quiere decir que no tengas que ser firme; tendrás que defender tus intereses cuando haya que hacerlo, pero asegúrate de dejar siempre las condiciones bien claras y por escrito para evitar decepciones y desconfianzas que acaben afectando a tu reputación.

Etiquetas:

Todas las claves para subcontratar como es debido
Vota este post

Plan Reforma
Autor: Plan Reforma

Plan Reforma es el lugar donde planificar tu obra de principio a fin: Calcula online el coste de tu obra, contacta con 4 profesionales y obtén presupuestos online ya comparados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *