4 errores habituales que harán que tu empresa de reformas quiebre

El Blog de Plan Reforma. Planifica y haz realidad tu obra

Por Plan Reforma |

  • La gestión de una constructora es compleja, pero debes evitar por todos los medios cometer uno de estos errores o peor aún, varios a la vez
  • Siempre es mejor tratar las obras de manera individual y asegurarse que las cuentas cuadran en cada una de ellas

Multitud de fechas límite, proveedores, problemas inesperados, presupuestos que se disparan… La gestión de una empresa de reformas siempre es compleja, es más, puede resultar toda una montaña rusa donde resulta difícil no cometer errores. Es cierto que todos somos humanos y metemos la pata de vez en cuando, pero si quieres que tu empresa sobreviva a largo plazo debes poner especial cuidado en no cometer ninguno de estos errores fatales y mucho menos varios a la vez; son la vía más rápida hacia el colapso de una constructora.

Subcontratar mal

Es uno de los principales problemas que pueden explotarte en la cara al frente de una empresa de construcción. El problema está en que al subcontratar estás dejado tu reputación en manos de otros. Por eso, aunque necesites el dinero, es preferible decir que no a una obra que cogerla pensando que “ya encontrarás a alguien que te la haga”. El cliente potencial ha depositado su confianza en ti y, a menos que tengas tiempo para controlar a la subcontrata más de lo que controlas habitualmente a tu cuadrilla, es preferible que le digas que no al cliente. Subcontratar bien en construcción es complejo, pero no imposible. Lo ideal es conocer y haber visto cómo trabaja esa subcontrata antes. Tu reputación está en juego.

Coger muchas obras al mismo tiempo

En portales como Plan Reforma si eres un buen comercial, algo fundamental para conseguir clientes por internet, puedes tener la oportunidad de conseguir muchos clientes en poco tiempo. Y claro, ¿cómo vas a decir que no a un cliente más?

Debes recordar que, en construcción, crecer rápido es sinónimo de fracasar en el intento. ¿Por qué? Porque son muchos los constructores que intentan hacer dos (o más) obras simultáneamente con una misma cuadrilla -en el mejor de los casos, intentáis cogerlas en fases algo desfasadas-.


Debes recordar que, en construcción, crecer rápido es sinónimo de fracasar en el intento porque casi ninguna obra cumple los plazos de tiempo


Mientras en el papel eso sería lo óptimo –tenéis siempre al personal metido en una obra-, en la realidad sabemos que casi ninguna obra cumple los plazos de tiempo que tenemos estipulados. No pasa nada, no tiene por qué ser culpa tuya. Tal vez el proveedor se ha equivocado y el material llega más tarde. O tal vez en una de las obras ha aparecido un apeo imprevisto y tenemos que esperar a que el arquitecto nos calcule el apeo.

En cualquier caso, como un castillo de naipes, de repente, todo empieza a desmoronarse y quedas mal con todos los clientes. Y claro, esto afecta a tu relación con el cliente y a la reputación de tu empresa.

 

Pensar que para coger más obras, tienes que jugar con márgenes de beneficios bajos

Jugar con márgenes de beneficios bajos es otro error que puede llevaros a tí y a tu empresa al desastre. Tu empresa tiene que poder hacer frente a imprevistos, bien que sean culpa tuya o bien que no sean culpa de tu cliente (sí, un cierto porcentaje de esos imprevistos es bueno que cargues tú con ellos). Para ello debes tener muy claro el margen de beneficios con el que puedes jugar, ya que si no puedes verte ahogado por algún imprevisto y acabar perdiendo dinero para dejar al cliente satisfecho o aún peor, dejándolo insatisfecho.


Debes tener muy claro el margen de beneficios con el que puedes jugar, ya que si no puedes verte ahogado por algún imprevisto y acabar perdiendo dinero


Financiar el error de una obra con el adelanto de otra

Esto es una metedura de pata muy habitual que se suele cometer cuando te encuentras en una situación de la que no sabes cómo salir y es fácil que suceda junto a otro de estos errores fatales. A veces puede ocurrir que cometes un error en una obra, te quedas sin margen y “coges” el dinero de otra obra, pensando en el corto plazo, en vez de en el largo. Si además has subcontratado a otra empresa que ha resultado trabajar fatal, tienes el cóctel perfecto para decir adiós a tu actual sociedad. Siempre es mejor tratar las obras de manera individual y asegurarse de que las cuentas cuadran en cada una de ellas.

Etiquetas:

4 errores habituales que harán que tu empresa de reformas quiebre
4.8 (96%) 5

Plan Reforma
Autor: Plan Reforma

Plan Reforma es el lugar donde planificar tu obra de principio a fin: Calcula online el coste de tu obra, contacta con 4 profesionales y obtén presupuestos online ya comparados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *